¿La inteligencia artificial nos va a reemplazar?

En las últimas semanas se ha hablado mucho sobre las aplicaciones que tiene la Inteligencia Artificial. ¿Pueden predecir el futuro? El experto Adrián Will nos ayuda a comprender un poco más este fenómeno.

0
4

Que sirve para la ciencia, para la medicina, para el arte, ¡incluso para predecir el futuro! La tenemos a mano, pero nos preocupa cuando se nos presenta de forma futurista, y se dicen tantas cosas sobre ella que hasta nos da un poquito de miedo. Está en todos lados y cada día que pasa se la nombra más. De a poco, la Inteligencia Artificial (IA) va tomando más espacios de nuestra vida. ¿Estamos frente al futuro de la humanidad?

La disciplina no es nueva, pero sus avances han sido vertiginosos en las últimas décadas. La IA puede pensar y actuar como humanos, con un objetivo claro: facilitarle la vida a las personas. “Cambió nuestra forma de ver el mundo”, resumió a LA GACETA Adrián Will, matemático y director de Gitia, el Grupo de Investigación enfocado en Inteligencia Artificial, Aprendizaje Automático y sus aplicaciones, de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), Facultad Regional Tucumán. En diálogo con este medio, el experto nos ayuda a comprender un poco más sobre esta tecnología. Y, de paso, a derribar miedos.

 

– ¿De qué hablamos cuándo hablamos de IA?

– La IA alude a un grupo de programas capaces de resolver diversos tipos de problemas sin que se les programe explícitamente. Las más reconocidas públicamente en la actualidad son las Redes Neuronales, que abarcan toda una familia de programas que imitan diversos aspectos del funcionamiento del cerebro humano para realizar tareas que de otra manera serían imposibles. Se habla de Entrenamiento o Aprendizaje, ya que se necesita una gran cantidad de datos para que aprendan a reconocer un patrón. Un ejemplo claro es el asistente de Google. Sin embargo, la Inteligencia Artificial abarca muchos otros paradigmas diferentes. En general, representan una familia de algoritmos que permiten hacer cosas que no pueden lograrse con programación tradicional, como crear pinturas, reconocer órdenes verbales, o distinguir las imágenes que contengan aves en un conjunto de fotos dado.

– ¿La tecnología artificial es algo del futuro o ya está entre nosotros?

-Está presente en muchos aspectos de nuestra vida diaria. El mejor ejemplo son los teléfonos celulares, que contienen y utilizan muchos programas basados en IA para mejorar el sonido, procesar imágenes, y regular procesos del aparato. Un caso sencillo sería realizar una búsqueda de imágenes dentro del teléfono como “flores”, “atardeceres”, o “autos”: La mayoría de los celulares actuales son capaces de explorar las imágenes almacenadas en el teléfono e identificar de una manera razonablemente correcta lo que aparece en las imágenes y responder correctamente. Esto requiere Inteligencia Artificial. Otro ejemplo son los correctores ortográficos, que también se adaptan a nuestro lenguaje y estilo de escritura.

– ¿La inteligencia artificial es realmente la solución a todo? Tiene aplicaciones en muchas ciencias 

-Las soluciones “panacea” o mágicas quedaron en el siglo 19. La IA y el análisis de datos a gran escala (Big Data), son herramientas informáticas sumamente poderosas que aparecen en numerosos aspectos de la vida diaria y profesional de casi todas las personas, aunque a veces nos cueste verla. Facilitan y posibilitan tareas que hasta hace poco simplemente creíamos que eran imposibles o muy complejas, pero no son la solución a todo. De todos modos el avance tecnológico también es vertiginoso en otros aspectos, la inteligencia artificial es sólo uno más. Las radiografías digitales parecían sumamente costosas hace pocos años, sin embargo ya son moneda corriente en la mayoría de los sanatorios y hospitales del país, ya que disminuyen seriamente los costos y la contaminación por el plástico necesario que la mayoría de las veces sólo se necesita por unos días. Hay avances en diversos campos y tecnologías que permiten el uso eficiente y barato de la IA, lo cual hace que avance más rápido. Pero no son mágicos, son sólo una herramienta más en un grupo de tecnologías que se unen para el objetivo común de mejorar nuestra calidad de vida.

– ¿Está aquí para facilitarnos la vida? ¿O para reemplazar actividades que podría hacer el humano?

Todo avance tecnológico, especialmente los disruptivos, provoca cambios en la sociedad. El paso del teléfono fijo a los teléfonos celulares es un claro ejemplo, que cambió profundamente nuestra sociedad. Algunas empresas desaparecieron, otras pudieron adaptarse. Algunos trabajos manuales desaparecieron y la gente que realizaba estos trabajos se vio obligada a capacitarse o cambiar de trabajo. Es un proceso normal. Sin embargo, seguimos necesitando choferes, médicos, ingenieros, policías, y demás. Todas estas tecnologías confluyen para abrir nuevas posibilidades y mejorar la calidad de vida de la gente. Sin embargo, es muy importante destacar que en general la IA y todas las tecnologías asociadas son sólo una herramienta. No funcionan por sí solas.

 Hace poco se premió una IA por una pintura digital que hizo. Sirven para automatizar procesos tecnológicos que antes dependían del humano… 

– Sí. Los programas de IA han avanzado sobre el arte y están creando obras de arte, especialmente pintura y fotografía pero también música: existen robots capaces de improvisar jazz a tiempo real siguiendo la pauta marcada por otros músicos e incluso en un estilo determinado. Sin embargo no vemos a los grupos de rock ansiosos porque una IA de este tipo los desplace: Los artistas siguen tocando, las orquestas sinfónicas con instrumentos siguen existiendo, y hay un muy sano movimiento cultural de música, pintura, y otras artes. Sólo que los artistas que se decidan a incursionar en este tipo de herramientas pueden crear obras diferentes, o a mayor velocidad. Un pintor podría entrenar su propia red neuronal en base a sus obras previas para generar pinturas o fotografías con su propio estilo, por ejemplo.

– En las últimas semanas se ha estado hablando mucho sobre diferentes IA (una de la NASA) que pueden predecir el futuro. ¿Qué tan factible es que puedan arrojar resultados reales?

– Las afirmaciones de la IA programada por la NASA están basadas en los datos y tecnologías disponibles hoy: probablemente si la entrenáramos con los datos disponibles hasta 2010 daría resultados muy diferentes, pero el futuro debería ser el mismo. Es una precaución básica en meteorología, finanzas, y otras áreas similares, la de utilizar diferentes modelos y ventanas de tiempo y asegurarse que los resultados coinciden antes de confiar en los resultados. E incluso en ese caso, existen diferencias en la realidad cuando realmente ocurre. De la misma manera que la Ciencia Ficción, debería tomarse en consideración como un posible futuro y redoblar los esfuerzos por mejorarlo (cuidar el medio ambiente, reciclar, etc.).

– ¿Por qué hay tanta polémica alrededor de las IA? Hay incluso cierto temor por el rápido avance que esta tecnología tiene

– Es bastante natural que una tecnología capaz de crear cuadros y fotografías realistas en pocos segundos llame la atención. También la tecnología de conducción autónoma viene avanzando y genera temor en mucha gente que vive de transportar  personas o carga a diferentes niveles. Sin embargo, es bastante poco probable que se realice un cambio masivo en esa dirección, basado en IA, en los próximos años. Se requieren no sólo avances importantes en IA sino cambios legislativos: se le tiene que permitir al vehículo circular sin conductor, hay que establecer responsabilidades en caso de choques, además de problemas éticos y culturales. ¿Subiríamos a un taxi, ómnibus o avión sin chofer o piloto?).

– ¿Qué posibilidades reales tienen las empresas y los profesionales argentinos de utilizar este tipo de herramientas? Parecen complejas y costosas 

– Argentina tiene muy buenos profesionales y gente muy capacitada, tanto en empresas de software como en diferentes universidades y grupos de investigación. También hay fondos de inversión de riesgo que podrían financiar desarrollos. Por otro lado, el costo de uso de este tipo de tecnologías ha bajado mucho, siendo conveniente incluso para pymes y profesionales aislados utilizar programas que incluyen o se basan en IA. Es una tendencia que se viene dando. Específicamente, nosotros desde el laboratorio, por ejemplo, estamos trabajando con EDET y con el Siprosa en el desarrollo de herramientas específicas basadas en Inteligencia Artificial para mejorar diversos aspectos de las tareas que realizan. Es una tarea lenta, compleja, de alto riesgo en el sentido económico, pero esperamos que mejore sensiblemente diversos aspectos de los servicios que prestan.

Fuente: LA GACETA

#eltecnologicoutn

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí